Un servicio de ayuda a domicilio más comunitario y de proximidad

La Marina de Port, Vilapicina y la Torre Llobeta, Sant Antoni y el Poblenou serán los primeros barrios en aplicar los cuatro proyectos piloto del nuevo Servicio de Ayuda a Domicilio. Se atenderán a las personas usuarias de manera más digna y próxima, se mejorarán las condiciones laborales de los profesionales y se impulsará la integración social y sanitaria.

“El nuevo Servicio de Ayuda a domicilio nos abre el camino para mejorar la atención a las personas y el apoyo a sus familias. Nos permite ofrecer un servicio más próximo, más flexible y a una escala más humana”, ha asegurado la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, Laia Ortiz.

Se crearán pequeños equipos autogestionados por una decena de profesionales, que se harán cargo de manera compartida de grupos de unos cincuenta usuarios que vivan cerca los unos de los otros. La finalidad es que con este modelo de actuación los profesionales consigan tener jornadas laborales más completas y en un entorno más estable.

Superislas sociales

Además de crear empleo estable, mejorar la calidad del servicio y garantizar la sostenibilidad social y económica, con este nuevo servicio se pretende construir superislas sociales. Las previsiones demográficas para las próximas décadas muestran que el número de personas mayores seguirá creciendo a partir de las 345.000 que viven actualmente en la ciudad. Todo indica, por lo tanto, que habrá que aumentar todavía más los servicios domésticos, sociosanitarios y comunitarios para atender y cuidar a estas personas mayores.

Este primer paso de atención más próxima, aparte de implicar un trato más humano, permitirá añadir en un futuro aspectos como la integración y la coordinación de la atención a la dependencia con los servicios sanitarios, la coordinación con los cuidadores y la coordinación con otros servicios municipales que ya se ofrecen a las personas mayores.