Propuesta de una nueva regulación para las asociaciones cannábicas de la ciudad

El documento del Plan Especial Urbanístico para la ordenación territorial de los clubes y las asociaciones de cánnabis en la ciudad de Barcelona se verá en la próxima Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad y, posteriormente, se votará la aprobación definitiva en el Plenario del Consejo municipal.

El 6 de mayo de 2015, la Comisión de Gobierno aprobó el Plan Especial Urbanístico y la prórroga de la suspensión del otorgamiento de comunicaciones previas de inicio de actividades para la instalación o ampliación de estos clubes sociales privados. Después se inició un proceso participativo con los representantes de algunas federaciones y asociaciones de clubes de consumidores de cánnabis y, fruto de este proceso que ha seguido el actual Gobierno, se han introducido algunas modificaciones al documento inicial.

El nuevo texto establece una serie de requisitos de distancia, superficie, ubicación y criterios técnicos que deben cumplir las asociaciones.

– Se determina una distancia mínima de entre 100 y 150 metros entre los clubes y espacios como centros docentes, centros de atención a las drogodependencias o suelos calificados de equipamiento.

– Obligatoriedad de disponer de una superficie máxima de 200 metros cuadrados.

Acceso independiente desde la vía pública.

– Entrada con puerta doble o un vestíbulo de separación.

– Los locales dispondrán de una chimenea.

El plan tiene como objetivo compatibilizar el derecho de asociación de los consumidores de cánnabis con el ejercicio de otros derechos fundamentales como la protección de la salud, la convivencia y el medio ambiente. El Gobierno municipal quiere garantizar que las asociaciones cannábicas respeten la normativa sobre las asociaciones y que no incumplan ninguna ley.

Además, todas las nuevas asociaciones cannábicas que se abran en la ciudad deberán cumplir las condiciones establecidas en el documento definitivo del Plan Especial. En el caso de las entidades que ya existen, se dará un periodo de dieciocho meses desde la entrada en vigor del nuevo plan para que se adecuen técnicamente y dispongan de puerta doble o vestíbulo y chimenea.