Pròleg, 25 años promoviendo la literatura de mujeres

La Llibreria Pròleg abrió sus puertas en 1991 con el objetivo de promover la literatura de mujeres y sobre las mujeres. Desde entonces, aparte de vender libros, se ha convertido en un espacio de encuentro donde se organizan talleres, tertulias, charlas, seminarios y presentaciones de libros.

“Pròleg se fundó hace 25 años con el espíritu de ser una librería dedicada a las mujeres, a la literatura de mujeres y a libros escritos por mujeres y dirigidos a mujeres“, explica Núria Monrós Grases, responsable de Pròleg. El establecimiento nació el 22 de mayo de 1991, después de que Barcelona acogiera la cuarta Feria Internacional del Libro Feminista. “Las mujeres de todo el mundo nos pedían por la librería de mujeres de Barcelona y teníamos que decir que no había ninguna. Pensamos que Barcelona merecía una librería de mujeres“, añade Àngels Grases Mullerachs, cofundadora de la librería.

Pròleg se ha convertido en una referencia del movimiento feminista y es un punto de encuentro para muchas mujeres. Desde el principio organiza talleres, tertulias, charlas, seminarios y presentaciones de libros. “Es mucho más que una librería; aquí muchas mujeres se han conocido, han estudiado y luego han venido a hacer talleres”, asegura Núria.

Al principio no entraban muchos hombres, pero con los años han ido ganando clientes, sobre todo chicos jóvenes. “Algunas de las actividades que hacemos son mixtas, pero hay otras que están pensadas solo para mujeres. Las mujeres también necesitamos un espacio que sea nuestro”, añade Núria.

Durante los 25 años de trayectoria, Pròleg se ha ido adaptando y transformando, pero el género del ensayo siempre ha sido muy importante en la librería. “Cuando nosotros empezamos, había solo las feministas consolidadas, pero he ido viendo una evolución en el interés de ser mujer”, explica Àngels. “Muchas mujeres entran en el feminismo de puntillas, y descubren que tienen un cuerpo, que tienen inteligencia emocional y que las relaciones son imprescindibles para su crecimiento”, añade.

La librería afronta un futuro que, como aseguran las responsables del local, “siempre ha sido incierto”. “Hemos pasado momentos de mayores dificultades, pero también hemos recibido muchas felicitaciones y alegrías, y siempre nos hemos sentido acompañadas y protegidas”, explica Núria. Y concluye: “Una librería especializada como la nuestra todavía es necesaria, y creo que lo será durante muchos años más; hay mucho material para crecer y para continuar trabajando juntas.”