Primera emisión de bonos verdes y sociales (embargada 26D)

S’han formalitzat les noves operacions d’endeutament de l’exercici del 2017. Per primera vegada a Catalunya, una administració pública emetrà deute públic amb condicions sostenibles. El finançament que es rebi s’haurà de destinar de manera exclusiva a projectes i inversions mediambientals o de caire social, ja sigui en educació, serveis socials o ocupació.

La emisión de bonos verdes y sociales por valor de 35 millones de euros, una medida que solo tiene un precedente en Madrid, según ha explicado el teniente de alcaldía de Economía y Trabajo, Gerardo Pisarello, es una de las novedades que se han presentado para favorecer una financiación alternativa. La apuesta por la banca ética como alternativa de financiación municipal ha supuesto una gran diversificación en el endeudamiento: “Hace dos años, la dependencia de la banca convencional era de un 92% y ahora, en cambio, hay una presencia muy importante de banca ética y pública”, asegura Pisarello.

Estas actuaciones se enmarcan en una nueva política municipal de relación con las entidades financieras, para favorecer una economía más plural, con la incorporación de nuevos servicios bancarios y nuevas ofertas de financiación en la gestión municipal que tengan criterios y cláusulas sociales y medioambientales. La formalización de las nuevas operaciones de endeudamiento del 2017 tiene un valor global de 126 millones de euros.

Banca pública y banca ética

La obtención de crédito por parte de la banca pública, concretamente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), ha supuesto 40 millones de euros de préstamo para el Ayuntamiento de Barcelona, que servirá para dar un impulso al Plan por el derecho a la vivienda 2016-2025, con el objetivo de financiar la construcción de vivienda de alquiler social en la ciudad.

La presencia de la banca ética, que el año pasado ya supuso el 8% del endeudamiento, seguirá teniendo continuidad, y se formalizarán nuevos préstamos a largo plazo con dos entidades financieras más, Fiare Banca Ética y Triodos Bank.

Con las nuevas operaciones financieras, el Ayuntamiento de Barcelona mantiene el nivel de endeudamiento en 835,5 millones de euros, el más bajo de la última década, que ya alcanzó hace dos años.