Paso adelante hacia una Boqueria más cómoda para el vecindario

El Mercado de la Boqueria esponja el espacio mediante el derribo de una isla de puestos situada en el cuadrante mar-Llobregat del mercado. Se crea así una zona de estancia para que los clientes puedan comprar con más comodidad, tal como lo preveía la medida de gobierno del Mercado de la Boqueria presentada en el mes de febrero.

Este es el primero de los espacios que se prevé liberar en el mercado durante los próximos meses en distintas zonas mediante el rescate y el traslado de puestos. De este modo se ampliarán los espacios de los pasillos, se facilitará el paso de los clientes y se crearán “plazas dentro de la plaza”.

En la isla derribada había dieciocho puestos que habían cerrado o se habían trasladado a otros establecimientos del mercado que habían quedado vacíos. El área liberada tiene una superficie de 60 metros cuadrados, y servirá tanto para mejorar la comodidad de las personas que vayan a comprar, como para instalar exposiciones de dimensiones medianas o realizar otras acciones puntuales.

De hecho, desde el 6 de diciembre se puede ver en el espacio recuperado una muestra sobre los inicios de la red de mercados de Barcelona y sobre los primeros mercados que se construyeron con tejado, el de la Boqueria (1840) y el de Santa Caterina (1848).

El concejal de Comercio y Mercados, Agustí Colom, ha destacado: “La idea es que el Mercado de la Boqueria se recupere para sus vecinos y vecinas desde el punto de vista del comercio, que es la tarea fundamental, pero también para que el mercado esté intrínsecamente relacionado con su entorno y favorezca este espacio para exposiciones.”

Otras medidas para recuperar el mercado para los vecinos y vecinas

La obra forma parte del conjunto de acciones previstas para recuperar el Mercado de la Boqueria para el vecindario y para la ciudad recogidas en la medida de gobierno y que se han empezado a poner en marcha durante los últimos meses.

Así, se ha prohibido que accedan al mercado grupos organizados de visitantes de más quince personas los viernes y los sábados durante el periodo de más afluencia de turistas, entre abril y octubre. También se han contratado agentes cívicos para informar a los visitantes sobre la vigente normativa, se ha reforzado el servicio de vigilancia privado incrementando sus horas de servicio y se ha mejorado la señalización del mercado.