Paro general del 3 de octubre

El Ayuntamiento se suma, en la Mesa por la Democracia, al paro general de mañana martes, 3 de octubre, en rechazo a la violencia ocurrida durante la celebración del referéndum del 1-O.

Con este motivo, se suspenden todos los actos institucionales así como la convocatoria de actos políticos previstos. Además, los servicios y las instalaciones no imprescindibles para el funcionamiento de la ciudad permanecerán cerrados.

Se trata de: centros cívicos, bibliotecas, ludotecas, centros de personas mayores, espacios familiares y otros servicios que puedan establecerse desde los distritos o áreas, así como museos, archivos, centros de arte, el servicio de información de la Virreina y otros centros culturales gestionados por el Instituto de Cultura de Barcelona.

Se han decretado unos servicios mínimos ordinarios para garantizar el funcionamiento de la ciudad. El servicio de la red de metro y bus de TMB establece unos servicios mínimos del 25% en las franjas de 6.30 a 9.30 horas y de 17 a 20 horas. Fuera de estas franjas no se garantiza el paso de vehículos y trenes.

El decreto de servicios mínimos que se ha firmado incluye también:

– Un equipo de guardia del servicio de emergencias sociales.
– Una persona por cada oficina de atención ciudadana (OAC).
– Una persona por cada centro de servicios sociales.
– Dos personas en el Centro de Acogida de Animales de Compañía (CAACB).
– El 60% de servicios funerarios.
– Betevé, para garantizar la emisión del 50% de la programación.
– Una o dos personas, según el caso, por cada una de las gerencias del Ayuntamiento y de los institutos municipales.

Máxima unidad

El llamamiento de la Mesa por la Democracia, al cual se han sumado los sindicatos mayoritarios, las patronales y las entidades soberanistas, promueve un paro de la economía catalana para reivindicar la dignidad del pueblo de Cataluña y denunciar la reacción del Estado.

El primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello, ha destacado que “es importante la máxima unidad al rechazo de los hechos de ayer, de una actuación policial desproporcionada sobre una ciudadanía que se concentró pacíficamente para expresar su deseo de poder votar”.