Pacificación y reivindicación de la memoria en la Via Laietana

Empieza el proceso de pacificación de la Via Laietana con un conjunto de actuaciones urbanísticas que pretenden mejorar la comunicación entre el Gòtic y los barrios del casco antiguo —Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera. La medida de gobierno incluye la reforma de la plaza de Antoni Maura, la ampliación y la mejora de las aceras en diferentes tramos y también acciones de recuperación de la memoria histórica, para explicar los orígenes de la avenida, y de intervención delante de la prefectura de policía y en la plaza de Antonio López.

La plaza de Antoni Maura actualmente se encuentra congestionada por usos como paradas de taxis y aparcamiento de motos y de autocares turísticos, que impiden una buena comunicación de los peatones tanto longitudinalmente como entre la Catedral y la avenida de Francesc Cambó. Por eso, se suprimirán las dos semirotondas, se ampliarán las aceras y se reconfigurarán los pasos de peatones.

En el resto de la vía se ampliarán las aceras de diferentes tramos para mejorar la movilidad de los peatones, se efectuarán mejoras de elementos estropeados, se crearán caminos escolares que faciliten los desplazamientos del alumnado de las diferentes escuelas del entorno y se potenciarán los usos lúdicos de la vía pública. Las actuaciones se llevarán a cabo entre el 2018 y el 2019.

La concejala del Distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, ha afirmado: “Se trata de pequeñas actuaciones de pacificación de la vía para recuperar la conectividad entre los barrios del casco antiguo y el Gòtic y que tienen como horizonte el proyecto de reforma integral, para el cual se abrirá durante este mandato un proceso de participación ciudadana.”

Recuperar la memoria histórica de la vía

Además de las actuaciones urbanísticas, se trabajará para difundir la memoria del proceso de construcción de la Via Laietana y lo que supuso, tanto económicamente como socialmente, el derribo de todo un barrio para construir esta avenida, teniendo presentes dos cuestiones: la señalización y la creación de rutas. El comisionado de programas de memoria, Ricard Vinyes, ha afirmado: “La Via Laietana tiene una densidad histórica y memorial, tanto por la forma como por los motivos por los cuales se construyó, que hay que explicar a la ciudadanía.”

Dos de los puntos en los que se incidirá serán la prefectura de policía, situada en el número 43 y escenario de dramáticos episodios de la represión en la ciudad, y la plaza de Antonio López, dedicada a uno de los principales actores del comercio negrero con Cuba. Así, se retirará su escultura de la plaza y se presentará una propuesta de dinamización del espacio coincidiendo con el cambio de nombre.