Desplazarse con seguridad y sin conflictos

La nueva regulación de los vehículos de movilidad personal a motor (VMP) y de los ciclos de más de dos ruedas está en vigor desde el sábado 1 de julio. De esta manera, se dota la ciudad de una ordenación pionera para resolver los conflictos de convivencia en el espacio público y fomentar una movilidad sostenible y segura.

La normativa se aplica a patinetes eléctricos, segways y ruedas eléctricas, entre otros, y determina por qué espacios pueden circular estos vehículos. También establece si deben contar con seguro, hay que llevar casco o con qué edad mínima se pueden conducir, que será de 16 años (mayoría de edad si se transportan personas en vehículos homologados).

Los vehículos regulados por la nueva normativa se clasifican de la siguiente manera:

Tipo A: Incluye los vehículos de movilidad personal de dimensiones más pequeñas (patinetes eléctricos pequeños, ruedas eléctricas y plataformas eléctricas).
Tipo B: Incluye los vehículos de movilidad personal de mayores dimensiones (patinetes eléctricos grandes y segways).
Tipo C0: Incluye los ciclos de más de dos ruedas que se utilizan para uso personal.
Tipo C1: Incluye los ciclos de más de dos ruedas que se utilizan para hacer algún tipo de actividad económica o de ocio.
Tipo C2: Incluye los ciclos de más de dos ruedas destinados al transporte de mercancías.

A partir de esta tipificación, se establece que los vehículos de tipo A podrán circular por carril bici segregado y no segregado, por las calles de plataforma única y por los parques públicos. Si pueden circular a una velocidad superior a los 20 km/h, también se podrán desplazar por calzadas de calles 30 (vías con un único carril de circulación por sentido). En el caso de los de tipo B, podrán circular por los mismos itinerarios que los de tipo A y también por calzadas de calles 30.

Dentro de los vehículos de tipo C, el subgrupo C0 podrá desplazarse en condiciones equivalentes a las bicicletas; el C1 lo podrá hacer por los carriles bici (siempre que la anchura de la infraestructura ciclista lo permita), calles con plataforma única, calzada de calles 30 y por calzadas que no correspondan a la red básica de la ciudad. El subgrupo C2 podrá acceder a los mismos espacios que el C1, incluidos los parques públicos. También podrán hacer uso de las aceras de más de 4,75 metros, pero sólo para acceder al punto de destino.

Rutas específicas y uso del casco

Esta modificación de la ordenanza de circulación también define rutas de circulación cuando los vehículos se utilizan para llevar a cabo una actividad de explotación económica. El nuevo texto, además, recomienda siempre el uso del casco y establece que el uso es obligatorio para los conductores de los vehículos de tipo C y tipo A, si forman parte de un servicio de uso público o actividad comercial.

La nueva regulación, que puede ser más restrictiva en aquellos distritos con más densidad de uso, incorpora a la ordenanza un régimen sancionador con multas que pueden ir de los 100 a los 500 euros.