Más oportunidades para las mujeres trans

El trabajo sexual es la principal fuente de ingresos económicos de muchas mujeres transexuales barcelonesas. Esta actividad económica no está reconocida y, en consecuencia, a menudo este colectivo se encuentra en situación de vulnerabilidad. Nace el programa Carolinas, para mejorar la calidad de vida de estas mujeres, protegiendo sus derechos básicos.

Carolinas es un conjunto de medidas centradas en la defensa de los derechos básicos de las mujeres trans, con programas de formación y de inserción laboral para aquéllas que quieran ampliar su abanico de opciones laborales. El programa incluye también herramientas para sensibilizar a la ciudadanía y formar al personal que acostumbra a interactuar con este colectivo.

El asesoramiento y asistencia jurídica de las mujeres transexuales que se dedican a la prostitución, así como la información sobre los derechos básicos que tienen como ciudadanas, como son el acceso a la vivienda, a la justicia o a la salud, son ejes del programa. También se prevé trabajar el empoderamiento de las mujeres trans a través de los espacios de encuentro, con grupos de apoyo mutuo donde puedan compartir sus experiencias tanto con respecto al proceso de transición como a su trabajo.

La concejala de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez, ha hecho énfasis en la importancia del trabajo psicosocial colectivo. “Hay que entender la singularidad de cada historia, de cada mujer, pero el sentimiento de pertenencia al grupo es clave para cuidar su autoestima”, ha destacado.

La formación e información sobre los derechos básicos permitirá a estas mujeres mejorar su situación durante el ejercicio del trabajo sexual y acceder a otras oportunidades laborales si así lo quieren. Según Pérez, se trata de “tener alternativas” para tomar decisiones. “Respetamos y acompañamos a las mujeres que deciden seguir ejerciendo el trabajo sexual, pero queremos ofrecer soluciones de calidad y reales a aquéllas otras que quieren salir, encontrar un lugar en el mercado laboral”, ha especificado. Por eso, el año que viene se pondrá en marcha el Plan de mejora de la empleabilidad de las trabajadoras sexuales, para las mujeres que busquen otras opciones laborales, y se incluirá al colectivo a los programas municipales de inserción laboral destinados a personas vulnerables.

Formación al personal público

En el programa Carolinas se ha incorporado también la mejora de la formación que recibe el personal interlocutor con el colectivo, especialmente los cuerpos de seguridad, el personal sanitario, el personal técnico de inserción laboral y los profesionales de servicios sociales. “Es necesario para prevenir las violencias tránsfobas, pero también el estigma de ‘puta’ que cargan estas mujeres”, ha recalcado Pérez.

Memoria histórica

Las carolinas era el nombre con el cual se conocía a las mujeres travestidas del barrio del Raval durante los años treinta. El nombre quiere ser un homenaje y, al mismo tiempo, un ejercicio de memoria histórica sobre la lucha por la libertad sexual y de género de Barcelona a lo largo de las décadas.

Mirada conjunta

La Agencia para el Abordaje Integral del Trabajo Sexual (ABITS) y la Oficina para la No Discriminación (OND) son los servicios municipales que ejecutarán el programa. Las medidas del programa han sido diseñadas por la Universidad de Vic y la consultora Spora Sinergies. El plan de inserción laboral lo impulsará Barcelona Activa, con entidades del tercer sector. “Hace falta que entidades y Ayuntamiento tengamos una mirada conjunta, para poder dar un acompañamiento integral, y eso pasa por cambiar la mirada de las políticas de empleo”, ha manifestado Pérez.