Más canales para fortalecer la participación y la incidencia política de la ciudadanía

El nuevo proyecto normativo de participación ciudadana, que ahora entra en el proceso de exposición al público, se ha definido de manera participativa a través de la plataforma Decidim Barcelona, y es el resultado del trabajo llevado a cabo en el seno de un grupo impulsor formado por diferentes fuerzas políticas y entidades. Su objetivo es regular los canales de relación entre la ciudadanía y el Ayuntamiento de Barcelona para facilitar la participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones políticas y en el funcionamiento de los servicios municipales.

El reglamento aclara los canales de participación, impulsa el control más directo de la ciudadanía sobre la acción de los representantes políticos e incorpora mecanismos de democracia directa para asegurar la implicación y la incidencia de los ciudadanos en la agenda política.

Más democracia directa

La iniciativa ciudadana, que es la intervención de la ciudadanía para promover una determinada actuación de interés general y de competencia municipal, es uno de los aspectos que potencia el proyecto de nuevo reglamento. En este sentido, se amplían las formas de impulsar consultas por iniciativa ciudadana: pueden ser presentadas por todas las personas empadronadas mayores de 16 años, y en temas de ciudad deberán tener el apoyo de entre 9.000 y 15.000 firmas.

Por otro lado, a partir de este reglamento, el Gobierno municipal tiene la voluntad de facilitar cada año una multiconsulta (previsiblemente cada mayo, y se empezará en el 2018), que durante toda una semana concentrará las consultas impulsadas por iniciativa de los grupos municipales o de la ciudadanía y que haya aprobado el Consejo Municipal. En estas consultas se garantizará un mínimo de 30 días de debate y se hará llegar a los vecinos información sobre los temas a votar.

El nuevo proyecto normativo permite votar en estas consultas a las personas empadronadas mayores de 16 años, y a diferencia de la normativa vigente, no se exigirá un mínimo de participación.

Garantías para la fiabilidad y la transparencia

El reglamento aprobado apuesta por la hibridación de la participación presencial y la digital a través de la plataforma Decidim Barcelona. La normativa prevé también la creación de una serie de comisiones que permitan garantizar la fiabilidad y transparencia de los procesos participativos.