Más ayudas para rehabilitar viviendas y edificios

La política de las ayudas a la vivienda para este 2017 se dirige a la rehabilitación del interior de las casas y no solo a los elementos comunes de las fincas. La eficiencia energética, la estabilidad de los inquilinos y otros baremos sociales son otros aspectos de las ayudas a tener en cuenta. Las ayudas se podrán solicitar a partir del 15 de marzo.

Las ayudas se dirigen a viviendas destinadas a residencia habitual y que estén habitadas. En caso de que estén vacías, solo se podrá acceder a las ayudas si, una vez rehabilitada la vivienda, se incorpora a la Bolsa de Alquiler Social de Barcelona. Además, los propietarios de viviendas alquiladas tendrán que mantener las mismas condiciones al inquilino si se quieren beneficiar de las ayudas. El objetivo, según ha explicado hoy el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, es incrementar y multiplicar el parque de viviendas de alquiler asequible.

El Consorcio de la Vivienda de Barcelona ya ha aprobado una primera convocatoria de ayudas, que saldrá con un presupuesto inicial de 12 millones de euros y que se irá incrementando próximamente hasta llegar a los 46,6 millones previstos. “Estamos apostando decididamente por políticas de rehabilitación que nos permitían adecuar la ciudad a los nuevos usos y las nuevas maneras de vivir, con la voluntad de mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas”, ha dicho hoy a la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, durante la presentación de la nueva convocatoria.

Entre las ayudas de esta convocatoria hay que destacar:

Interior de las viviendas

El año pasado ya se incorporó esta ayuda específica, que subvenciona obras que permitan alcanzar la habitabilidad de una vivienda o mejorar su accesibilidad o el aislamiento acústico, entre otros aspectos. Los propietarios que incorporen sus viviendas a la Bolsa de Alquiler de Barcelona podrán recibir hasta 20.000 euros de subvención directa para llevar a cabo reformas (5.000 euros más que el año pasado). Este programa se enmarca en las políticas de incremento del parque de viviendas asequibles del Ayuntamiento.

Eficiencia energética

Se fomentan las medidas para reducir el consumo energético de los edificios. Este año se incrementa el porcentaje de subvención de las obras destinadas a reducir el consumo energético de las fincas hasta el 60% del coste de la obra, con un tope de 60.000 euros.

Las obras que se lleven a cabo para mejorar el comportamiento energético de la piel del edificio recibirán una subvención del 50%, también con un tope de 60.000 euros. Si las actuaciones son parciales, la subvención cubrirá el 35% de las obras, con un tope de 30.000 euros.

Edificios

Habrá subvenciones para resolver patologías estructurales de edificios, que cubrirán el 50% de las obras. También se puede acceder a ayudas para mejorar las fachadas, con una subvención del 25% y un tope de 30.000 euros.

La instalación de ascensores se subvencionará con el 50% del coste de las obras, con un tope de 60.000 euros, mientras que la supresión de barreras arquitectónicas se subvencionará con el 25% del coste, con un tope de 30.000 euros.

También recibirán subvenciones de hasta el 25% de los trabajos, con un tope de 30.000 euros, las obras no estructurales como instalaciones, unificación de antenas, reordenación de aparatos de aire acondicionado o instalaciones contra incendios.

Baremos sociales

En esta convocatoria se mantienen los baremos sociales incluidos el año pasado para que las familias con menos recursos se puedan beneficiar de las ayudas. Así, los propietarios con ingresos inferiores a 2,33 veces el indicador de renta de suficiencia (IRSC) podrán acceder a una subvención que cubra el 100% del coste de las obras de rehabilitación. También se ofrece un programa de ayudas específicas en zonas consideradas de interés especial (el Turó de la Peira, Canyelles, el suroeste del Besòs, Baró de Viver, Can Clos, Ciutat Meridiana, etc.). “Son las ayudas a la rehabilitación con la mirada más social y sostenible que se habrán puesto nunca a disposición del ciudadano”, ha asegurado Janet Sanz.

El año pasado 12.337 familias de 790 edificios resultaron beneficiadas por las subvenciones, cosa que supuso una inversión privada de 72 millones de euros, con una aportación pública de 25,4 millones. Este año, según ha manifestado Sanz, el objetivo es incrementar estas cifras.

Las ayudas a la rehabilitación se enmarcan en las políticas de rehabilitación que impulsa el Gobierno municipal para garantizar unas condiciones mínimas de habitabilidad. “Son una herramienta para detener la expulsión de los vecinos y las vecinas por la gentrificación”, ha señalado Josep Maria Montaner. Del total de 46,6 millones de euros previstos para las ayudas, el Ayuntamiento de Barcelona aportará 25,8, la Generalitat de Catalunya, 5, y los 15,6 millones restantes corresponden a remanentes del 2016.