El Turó Park renovará su imagen

El Turó Park se rehabilitará con el objetivo de recuperar su esencia original y poner de relieve el patrimonio natural y escultórico de la obra del arquitecto Rubió i Tudurí. Durante los últimos años, el parque se ha deteriorado a causa de un uso intensivo y por el desgaste propio del paso del tiempo.

El Turó Park nació como parque de atracciones en 1912 y funcionó como tal hasta 1929. En el año 1934 al arquitecto Nicolau M. Rubió i Tudurí lo transformó en un espacio público de uso exclusivo para el vecindario. En el 2001 el Instituto Municipal de Parques y Jardines de Barcelona lo restauró de manera íntegra, pero a causa del uso intensivo y del desgaste provocado por el paso del tiempo hay algunos elementos que se han ido deteriorando y que necesitan rehabilitación y mantenimiento.

La rehabilitación incluye diversas actuaciones. Teniendo en cuenta la categoría de parque histórico, se efectuará una rehabilitación integral del lago para mejorar su estado de conservación y se actuará sobre su impermeabilización para evitar que haya escapes. Mientras se vacía el lago, se trasladará su fauna a una ubicación temporal y, además, se retirarán las plantas actuales y se plantarán otras nuevas de las mismas especies.

También se renovarán 3.000 metros cuadrados de caminos de sablón y 3.200 metros cuadrados de césped prado, así como 1.800 arbustos. Se prevé también que se planten árboles nuevos para reforzar el carácter verde del parque y que se mejore un 20 % de la red de riego más envejecida. “El objetivo es intensificar el carácter del diseño original, intensificar el verde. Plantaremos nuevos árboles, pero siempre manteniendo el espíritu original del proyecto”, ha explicado al comisionado de Ecología, Frederic Ximeno, durante la presentación del proyecto, que ha llevado a cabo de manera conjunta con el concejal de Sarrià-Sant Gervasi, Daniel Mòdol.

Por otro lado, la rehabilitación incluye actuaciones sobre algunos elementos, como la recuperación del antiguo teatrillo de marionetas, la renovación de la zona de juegos infantiles con juegos nuevos, y de bancos y papeleras deteriorados, entre otros. El parque dispondrá también de una señalización nueva con los nuevos horarios y los usos y actividades permitidos.

El Ayuntamiento ya ha aprobado el proyecto de rehabilitación por un importe de 806.000 euros. Las obras empezarán en el último trimestre del 2017 y tendrán una duración de siete meses. “Sabemos que es un trabajo largo, empezamos con una primera fase con esta inversión y esperamos ir recuperando la imagen original del parque”, ha informado Daniel Mòdol.