Impulso a la restauración de calidad y proximidad

El Gobierno municipal quiere dar un impulso a la restauración, un sector que se considera clave para la ciudad, ya que, entre otras razones, emplea a unas 63.000 personas y mantiene 7.000 establecimientos abiertos. Con esta intención, se llevará al Pleno del viernes, 22 de julio, un paquete de medidas, entre las que destacan la creación de un observatorio y de un sello de calidad y la convocatoria de unas jornadas gastronómicas internacionales. El objetivo es crear un modelo propio basado en la calidad, la proximidad y la sostenibilidad.

Para poner en marcha estas medidas, el Gobierno ha previsto un presupuesto que supera el millón de euros. Con esta dotación, se elaborará un mapa para conocer la estructura socioeconómica del sector y localizar los establecimientos, se hará más difusión de la oferta gastronómica, se priorizará la especialización y se organizarán unos premios que tendrán estas categorías: chef de barrio, mejores terrazas, sostenibilidad e innovación. Todo ello, para reconocer el papel de la restauración como eje vertebrador del tejido social y económico de los barrios de la ciudad.

“Estas medidas son fruto del intenso debate que ha tenido lugar sobre el modelo de comercio y turismo de la ciudad”, ha señalado el teniente de alcaldía de Empresa, Cultura e Innovación, Jaume Collboni. Y también ha destacado: “La creación de puestos de trabajo de calidad es una de nuestras prioridades.”

Por su parte, la concejala de Comercio y Mercados, Montserrat Ballarín, ha subrayado que la restauración es un sector “clave” por el peso económico que tiene en la ciudad y porque “vertebra el tejido social”. Ballarín ha explicado, asimismo, que las medidas se han diseñado de manera transversal, porque la intención es integrar tanto a los diferentes agentes del sector como las distintas áreas del Ayuntamiento y buscar sinergias con el comercio, el turismo o la cultura.

En la presentación de estas medidas, también se han hecho públicos algunos datos del sector. Por ejemplo, el 84% de los trabajadores son asalariados, y un 16%, autónomos. Los restaurantes representan el 50,3% de los establecimientos; los bares, un 38,3%, y los caterings, un 11,4%. La media de antigüedad de los negocios se ha ido reduciendo y ahora se sitúa en diez años. El 87% son de alquiler, y menos del 11% son de propiedad.