En marcha los trabajos para asegurar la estabilidad de los edificios de la calle de Llull

Los trabajos para consolidar las fincas de la calle de Llull entre las calles de la Llacuna y de Roc Boronat ya han empezado, de acuerdo con el informe técnico de los Bomberos de Barcelona, que exigía una actuación rápida. La prioridad municipal es asegurar que no exista ningún riesgo para los inmuebles de los números 153, 155 y 157 antes de que los vecinos, desalojados el 15 de marzo, puedan volver a su casa.

Los Bomberos de Barcelona han detectado movimiento en las fincas de los números 155 y 157 de la calle de Llull, en el Poblenou, lo que ha acelerado los trabajos previstos por el Ayuntamiento de llenar de hormigón los fundamentos del edificio del número 155. Durante los días 18 y 19 el hormigón fraguará, y el lunes 20 se procederá a apuntalar las fincas.

El miércoles 15 el cuerpo de prevención detectó una grieta significativa en el sótano de la finca del número 155, lo que motivó el desalojo preventivo de los vecinos de los inmuebles del edificio y de los dos contiguos. La grieta fue provocada por la desaparición de la arena del subsuelo de la finca donde se apoyan los fundamentos.

La previsión inicial era peritar el alcance de los daños de la finca afectada y, una vez realizado el análisis, llenar los vacíos generados por el movimiento del subsuelo con hormigón ligero y apuntalar las fincas. La detección de movimiento, y según la recomendación del jefe técnico del cuerpo de bomberos, ha obligado a acelerar la actuación para asegurar la estabilidad de los inmuebles.

El concejal del Distrito de Sant Martí, Josep Maria Montaner, que ha atendido a los medios de comunicación para explicar las actuaciones municipales, ha puesto en primer lugar la seguridad de los vecinos. “Los vecinos no volverán mientras haya peligro. La seguridad de las personas es ahora la prioridad“, ha asegurado.

Atención al vecindario

Los vecinos de los números 153, 155 y 157 de la calle de Llull, desalojados preventivamente el miércoles 15, han podido entrar en sus casas para recoger ropa, medicamentos y otros efectos, y el Ayuntamiento se ha hecho cargo de las necesidades sobrevenidas. En total son 32 vecinos los que han tenido que dejar sus hogares; 12 han requerido alojamiento y han sido ubicados en un hotel próximo a las fincas. El resto se alojan en casas de amigos y familiares.

Aclarar las causas de las afectaciones

Después de atender a los vecinos y asegurar la estabilidad de los edificios, la tercera prioridad municipal es conocer y aclarar las causas del movimiento de tierras en el subsuelo de aquella zona del Poblenou. Por precaución, se ha obligado a detener las obras de dos hoteles en construcción en los solares de enfrente, en la misma calle de Llull. Los trabajos para construir los fundamentos de los hoteles, así como la antigüedad del edificio, de 1935, se señalan ahora mismo como las posibles causas del problema.

Paralelamente a los trabajos que se están llevando a cabo, el Ayuntamiento analizará las pruebas y las evidencias recogidas en el lugar estos días con el fin de aclarar el origen de las afectaciones. Mientras no se llegue a ninguna conclusión, sin embargo, no se reanudarán las obras de los hoteles.