El urbanismo barcelonés incorpora la mirada de género por unas calles y plazas para todo el mundo

El modelo urbanístico municipal incorporará criterios y mecanismos de género, entendidos con conceptos tales como familia, crianza, seguridad y accesibilidad, entre otros. Esta perspectiva de género guiará todas las políticas urbanísticas para tener en cuenta las necesidades de la vida cotidiana y garantizar el uso equitativo de todos los espacios de la ciudad.

Los criterios de género se tendrán en cuenta tanto a escala política como técnica en el conjunto de actuaciones, programas y políticas públicas urbanísticas para fortalecer la red de barrios, los espacios de relación y los equipamientos cotidianos. La proyección de calles, plazas, jardines y parques tratará de mejorar la percepción de seguridad evitando los rincones y las zonas oscuras. La mirada de género también implica incrementar y mejorar la accesibilidad en todos los medios de transporte, ya sea para cochecitos como para sillas de ruedas, andadores y carritos de la compra, y obliga a mejorar la frecuencia del transporte público, tanto de día como de noche.

El objetivo es conseguir que el espacio público responda a todas las necesidades de forma equitativa. “Estamos realizando lo que hace tiempo nos había pedido el vecindario y lo hacemos desde el compromiso de un gobierno feminista”, ha dicho la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, durante la presentación de la medida a los medios de comunicación. Esta afecta todos los ámbitos del urbanismo: desde el planeamiento urbanístico hasta la movilidad. Además, tanto la urbanización como la señalización, el alumbrado y el mobiliario urbano tendrán en cuenta la mirada de todo el mundo, según Sanz.

“La medida quiere recoger voces y miradas diferentes de los barrios para construir la ciudad y poner de relieve el urbanismo de las pequeñas cosas”, ha añadido la concejala de Feminismos y LGTBI, Laura Pérez. Esta medida es fruto del trabajo conjunto de las áreas de Ecología Urbana y de Feminismos y LGTBI. Pérez ha destacado la importancia de considerar aspectos propios del colectivo de las mujeres a la hora de diseñar el urbanismo en la ciudad, teniendo en cuenta, por ejemplo, la movilidad y los horarios de trabajo o la percepción de seguridad.

Pequeños y grandes proyectos

La medida prevé actuaciones concretas en todos los ámbitos, según ha explicado Sanz. En concreto, se incorporarán criterios de igualdad de género en proyectos urbanos de gran trascendencia, entre los cuales hay que destacar:

  • La transformación de la Meridiana: mejora de la conexión de los barrios.
  • Supermanzanas: indicadores nuevos en la revisión de los proyectos.
  • Nueva red de bus y bicicleta: mejoras en la conectividad, la accesibilidad y la percepción de la seguridad.
  • Plan de barrios: se realizará con la perspectiva de género.
  • Marchas exploratorias: se llevarán a cabo diez nuevas marchas con visitas in situ en el territorio con personal técnico y vecindario para elaborar una diagnosis y responder a las necesidades de la vida cotidiana.
  • Mapa de la red cotidiana en Gràcia: proyecto piloto para elaborar un mapa a escala que incluya equipamientos, espacios públicos y otros servicios y donde se indiquen rutas accesibles y seguras.
  • Impulso al polígono industrial del Bon Pastor y al torrente de Estadella: se tendrán en cuenta la movilidad y la seguridad, la mejora del diseño del espacio urbano y las políticas de empleo y género.

Janet Sanz ha destacado que estas actuaciones también requieren un cambio institucional, y en este sentido ha anunciado que se realizará formación en perspectiva de género y que a finales del 2017 estará operativo un manual con criterios de género para el personal técnico.