El privilegio de vivir en la Pedrera

Hace 55 años que Carmen Burgos vive en el segundo piso de la Casa Milà, popularmente conocida como la Pedrera, un edificio modernista que el arquitecto Antoni Gaudí construyó entre 1906 y 1912 y que fue declarado patrimonio de la UNESCO en 1984.

Vídeo ‘El privilegio de vivir en la Pedrera’

Después de viajar por diferentes pueblos de Cataluña, Carmen Burgos y su marido, el notario Luis Roca-Sastre, decidieron instalarse en un piso de alquiler en la Pedrera, en 1960. Y ya no se marcharon de allí. Es una historia que Carmen explica emocionada, ya que su marido, que murió hace unos años, era un enamorado del edificio. “Él paseaba en silencio por el pasillo de casa porque decía que se inspiraba”, recuerda mientras mira el patio de luces por una de las 11 ventanas que tiene en casa. La vista de que goza es, por cierto, la misma de la que pueden disfrutar los turistas que visitan la Pedrera por dentro. Carmen, sin embargo, puede disfrutar de ella a cualquier hora del día.

Son unos pisos grandes, de 300 m² y con mucha luz. De hecho, “Gaudí era el arquitecto de la luz y del silencio”, dice Carmen. Y es que, a pesar de vivir en uno de los edificios más visitados de Barcelona, en su casa se respira una calma total. Y “en verano”, añade la inquilina, “si abro las ventanas, puedo disfrutar de los conciertos que se celebran en la azotea”.

Después de 55 años todavía hay quien se sorprende cuando Carmen explica dónde vive. Una de las preguntas que le plantean más habitualmente es si puede convivir con los turistas. “A mí no me molestan”, dice, “no entran en mi casa ni usan mi ascensor”. “De hecho”, añade, “mi marido siempre me decía que somos unos privilegiados porque vivimos en la Pedrera.”

La Pedrera por dentro

Actualmente en la Pedrera todavía quedan cuatro viviendas alquiladas a particulares y tres alquiladas a empresas de diferentes tipos. El resto de pisos están ocupados por la Fundación Catalunya – La Pedrera. El edificio también alberga un importante centro cultural de referencia en la ciudad de Barcelona, por el conjunto de actividades que organiza y por los diferentes espacios museísticos y de uso público que incluye.