El Borsí ya es del barrio

Los vecinos del barrio Gòtic han vivido un día lleno de emoción, porque han podido visitar por primera vez el Borsí, un emblemático edificio de planta baja y tres pisos situado entre la plaza de la Verònica y la calle de Avinyó, largamente reivindicado como espacio cultural y social. Una vez se haya rehabilitado, el inmueble acogerá una biblioteca de nueva generación, que será un lugar de acceso al conocimiento, a la educación y la tecnología, y un espacio de participación para el barrio.

Los vecinos han podido visitar las instalaciones del edificio del Borsí, que hasta ahora era propiedad de la Generalitat y que pasará a manos municipales en virtud de una permuta.

El Gobierno municipal tiene previsto realizar una inversión de 3,5 millones de euros para rehabilitar el inmueble y adecuarlo a nuevos usos. El edificio será la nueva sede de la Biblioteca Gòtic – Andreu Nin, que quiere consolidarse como un espacio de consulta de libros, revistas y material audiovisual y de acceso al conocimiento y a la educación y como foro de participación. También será un espacio vecinal y social, que los vecinos del barrio definirán en un proceso participativo.

La recuperación para el barrio del Borsí se enmarca en la estrategia de reforzar las actuaciones en los barrios e impulsar el papel de los vecinos a la hora de tomar decisiones sobre cuestiones que los afectan. De acuerdo con esta idea, la concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, ha asegurado: “El Plan de Barrios, junto con el impulso decidido del colectivo vecinal, ha permitido que este emblemático edificio vuelva a los vecinos y vecinas del barrio.” Por su parte, el teniente de alcaldía Jaume Collboni ha recordado que la recuperación del Borsí era un “viejo sueño del Gòtic” y que ahora los vecinos “han tomado posesión pacíficamente” del inmueble.

Larga historia

El Borsí fue construido entre los años 1881 y 1883 por el maestro de obras Tiberi Sabater como sede del Casino Mercantil, la bolsa privada de Barcelona, en un solar abierto por las bombas que Espartero lanzó sobre Barcelona en 1842. Se trata de un edificio de estilo neoclásico, con dos esculturas en la fachada dedicadas al comercio y la industria. La construcción del Casino Mercantil en aquel lugar fue una iniciativa del banquero Evarist Arnús.

En el año 1915, con la regularización de la bolsa, se reconvirtió en el Mercado Libre de Valores, hasta que al final de la Guerra Civil el general Franco lo liquidó por decreto con el objetivo de mantener una única bolsa oficial. El año 1940 el Borsí se convirtió en la sede de la Escuela de Bellas Artes y, a partir de los años sesenta, en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios. En el año 2009, a causa del deterioro, se hundió un techo falso del edificio, que se tuvo que desalojar.