El barrio de Sant Antoni recuperará 26.000 metros cuadrados para las personas

En el 2019, los vecinos y vecinas de Sant Antoni habrán recuperado 26.000 metros cuadrados que ahora se destinan a los vehículos para usos ciudadanos. Es el horizonte marcado en el programa Supermanzanas para uno de los barrios más densos de la ciudad y que se implanta de acuerdo con un proceso de participación llevado a cabo con el vecindario. El primer paso es la transformación del cruce de las calles Comte de Borrell y Tamarit en una gran plaza pública de más de 10.000 metros cuadrados.

Las actuaciones priorizarán los espacios de estancia y de ocio, incrementando el verde urbano enfrente a la movilidad privada. De hecho, éste es el criterio que rige todas las intervenciones que se llevarán a cabo en el barrio. Tal como ha asegurado la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz: “La ciudad exige una redistribución democrática del espacio disponible, reduciendo el tráfico de los vehículos más contaminantes, para dar cobertura a las necesidades del vecindario”.

El Mercado de Sant Antoni, una oportunidad para el barrio

La segunda fase de la intervención actuará sobre los espacios contiguos al edificio del mercado, que también se convertirán en plazas de uso ciudadano con una superficie total de 6.000 metros cuadrados. Por otra parte, el Mercado de Sant Antoni entra en los últimos seis meses de obras, con la adecuación de los entornos y la construcción de las marquesinas que rodearán el edificio y que servirán de sede para el mercado dominical de libros.