El barrio de residencia, la ocupación y el nivel educativo, los retos de la brecha digital

La iniciativa Mobile World Capital Barcelona ha elaborado, por encargo del Ayuntamiento, un informe sobre la brecha digital en la ciudad. El objetivo es identificar los colectivos menos digitalizados para poder elaborar y ampliar políticas de inclusión que los favorezcan.

Hay que democratizar la tecnología. Es una herramienta de cohesión, de capacitación profesional y de relación entre las personas”, ha explicado el teniente de alcaldía Gerardo Pisarello. El principal objetivo de este informe es reducir la brecha digital y mejorar el acceso y los usos de la red para que todo el mundo se pueda beneficiar de ella. “Hay que educar y acompañar, sobre todo a las personas mayores, así como adaptar los planes de trabajo a los barrios”, ha agregado Pisarello.

El informe pone de manifiesto que los ciudadanos de Barcelona están altamente conectados. Un 90% de los barceloneses han navegado por la red en los últimos 3 meses, y más del 85% se conecta diariamente. El 84% de la población dispone de internet en su domicilio, y un 76% accede desde el móvil. Estas cifras sitúan la conectividad, la frecuencia y el uso de internet por encima de la media europea.

Los factores de la brecha digital

El nivel de estudios, la edad, la ocupación y el nivel de renta del barrio de residencia son las variables que determinan la brecha digital. El nivel de renta del barrio es una variable clave y se agrava cuando se combina con otros factores. El acceso a internet desde casa varía hasta 34 puntos según la renta de la zona de residencia. En Les Corts el 96% de los hogares tienen conexión a internet; en Torre Baró, un 62%. En el caso de la conexión a través del móvil, la diferencia es aún mayor, de casi 40 puntos. En la Dreta de l’Eixample se conectan el 94% de los vecinos, y en Torre Baró, el 55%.

En cuanto a la ocupación, los estudiantes y los ocupados son los perfiles más conectados, mientras que entre los jubilados y las personas que se dedican al hogar el uso es más bajo. En cuanto al nivel educativo, nueve de cada diez personas con nivel alto o medio accede diariamente a la red; en cambio, entre los ciudadanos con un nivel educativo bajo, solo se conectan seis de cada diez.

En lo que respecta a la edad, hasta los 64 años, siete de cada diez barceloneses disponen de móvil con conexión. En cambio, entre los 65 y los 74 años solo la mitad dispone de teléfono inteligente. El informe también explica que el género y la nacionalidad no determinan el acceso o el uso de internet.

Los datos y la metodología del informe se han puesto al alcance de todo el mundo a fin de que otras ciudades también puedan evaluar y mejorar el acceso y los usos en internet. Puedes consultar el informe en este enlace.