Diagnóstico sobre la accesibilidad en la ciudad de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona contrata a 38 personas con diversidad funcional para terminar el diagnóstico sobre la accesibilidad en la ciudad

El Ayuntamiento de Barcelona ha contratado recientemente 38 personas con diversidad funcional para acabar de terminar el diagnóstico global sobre la accesibilidad en la ciudad. Las contrataciones, que tendrán una duración prevista de entre seis y ocho meses, se han hecho a través de un plan de empleo liderado por el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad (IMPD) y después de un proceso de selección al cual se presentaron 168 personas. La selección de los candidatos se ha hecho con la colaboración de la Red de Inclusión laboral de Barcelona (XIB), entre las personas que estaban inscritas en el paro y que cumplían una serie de requisitos como es el conocimiento en materia de accesibilidad.

Los contratos se enmarcan en el Plan de Accesibilidad Universal de Barcelona 2018-2026 que el Ayuntamiento presentó el pasado mes de mayo , un ambicioso proyecto que pretende radiografiar todos los servicios que se prestan a la ciudadanía, ya sean públicos o privados, para revisar su accesibilidad física, comunicativa y de los productos que ofrecen. El plan, aparte de hacer este análisis, también prevé ofrecer soluciones adecuadas para cada caso y reservar un porcentaje de las inversiones municipales para hacerlas posibles. El objetivo último es conseguir que el entorno urbano sea vivido por todo el mundo en igualdad de condiciones y que el año 2026 Barcelona sea totalmente accesible, también por parte de las casi 130.000 personas que viven allí y tienen reconocida algún tipo de discapacidad (el 8% de la población).

Actualmente el plan ya ha analizado 47 teatros, 61 museos, 404 centros públicos adscritos al Consorcio de Educación de Barcelona, 2.542 paradas y estaciones de los diferentes operadores de transporte, 257 autobuses, 52.300 establecimientos comerciales a pie de calle, 317 establecimientos hoteleros, 22 centros deportivos municipales y el espacio público en tres barrios de la ciudad de tres distritos diferentes. En general, se ha constatado que hay un alto índice de accesibilidad física a la mayoría de equipamientos y que está en el campo de la accesibilidad comunicativa donde hay más campo para recurrir.

Con la incorporación de las 38 personas con diversidad funcional ahora se pretende hacer el diagnóstico de 40 centros de servicios sociales y 122 servicios sociales especializados como residencias y servicios a la infancia, 50 centros de atención primaria, las universidades, 40 mercados de la ciudades, 51 centros cívicos, 85 zonas deportivas, 26 centros deportivos municipales más, 46 bibliotecas, 156 cines y el resto de edificios municipales que no estén incluidos en las categorías anteriores.

El equipo de personas contratadas consta de 6 personas coordinadoras de las tareas y 32 para la recogida de información y el trabajo de campo, que a la vez se han dividido en 16 parejas para hacer las salidas diarias en compañía. Todas ellos trabajan en un espacio del Ayuntamiento de Barcelona en el edificio del Banco de Sangre y Tejidos, disponen de la coordinación y atención del personal del IMPD y han recibido una formación previa de acogida para poder hacer el análisis de cada servicio. Tanto los colaboradores del proyecto, mayoritariamente profesionales provenientes del mundo de la arquitectura, cómo las personas contratadas valoran hasta ahora la experiencia de manera excelente y presentan una motivación e implicación muy elevadas.

La contratación de personas con diversidad funcional ha sido una reivindicación histórica de los colectivos de personas con discapacidad y también del Consejo Rector del IMPD, donde participan. En el caso del Instituto, de hecho, el porcentaje de personas con discapacidad que trabajan se ha situado en un 15% del conjunto de la plantilla durante los últimos años. Conjuntamente con el Instituto de Parques y Jardines son los entes municipales que más porcentaje de personas con diversidad funcional incorporan en su plantilla. Con la incorporación de las personas con discapacidad del plan de empleo el IMPD da un salto importante y consigue que el 44% de su plantilla sean personas con diversidad funcional. Este porcentaje de personas con discapacidad permite afirmar que el Instituto es al mismo nivel de inserción de personas con diversidad funcional que las grandes entidades estatales del sector de la discapacidad.