Denuncia conjunta contra los presupuestos del Estado

Los ayuntamientos de Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Valladolid, A Coruña y Terrassa han suscrito una declaración municipalista para denunciar las limitaciones que el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado para el año 2017 representan para la autonomía y la financiación locales. Los representantes municipales se han reunido con los grupos parlamentarios del PSOE, Unidos Podemos, PDeCAT, ERC y Compromís para pedirles que cambien leyes como la Ley de Estabilidad Presupuestaria y o la llamada ‘Ley Montoro’, que atacan la autonomía de los ayuntamientos y su suficiencia financiera.

El primer teniente de alcaldía, Gerardo Pisarello, ha asegurado que los presupuestos que se están tramitando en las Cortes Generales españolas “son el enésimo ataque del PP al municipalismo y a la capacidad de los ayuntamientos para poder garantizar servicios públicos de calidad a la ciudadanía“, y ha recordado que los ayuntamientos son la Administración que ha actuado “con más solvencia, responsabilidad y rigor en los últimos años”.

Las quejas de los representantes municipales reunidos hoy en Madrid se centran en el importante recorte de la aportación financiera a los ayuntamientos, con cifras de gasto público idénticas a las que había al principio de la transición democrática (12%); en la fijación de un techo para el gasto público que obliga a generar superávit desproporcionado, y en la imposibilidad de disponer de buenas plantillas municipales, dado que se limitan las plazas de reposición y se impide que se revoquen procesos de externalización de servicios, hecho que, según Pisarello, supone “una amenaza a la eficacia de los servicios públicos”.

Además de Pisarello, el ámbito municipal ha estado representado por el teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Madrid Carlos Sánchez Mato y la portavoz, Rita Maestre; el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro; el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve; el teniente de alcaldía de Valencia Sergi Campillo, y el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart. El Ayuntamiento de Valladolid también ha suscrito el manifiesto, aunque no ha sido representado.