Convenio con Stop Mare Mortum para asesorar jurídicamente a las personas refugiadas en Grecia

El convenio suscrito con Stop Mare Mortum aporta recursos económicos que permiten a esta plataforma civil seguir desarrollando sus proyectos en Grecia. En concreto, permitirá el asesoramiento jurídico, los servicios de traducción y el apoyo social a las personas que se encuentran en los campos de refugiados del país.

Esta asistencia legal se concentra en los campos de Atenas y Tesalónica y permite agilizar las identificaciones de personas que pueden ser reubicadas en el Estado español. Stop Mare Mortum ya ha identificado a unas 300 personas que han declarado su disposición de venir a Barcelona o a otras ciudades del Estado mediante vías seguras.

La tarea y la experiencia sobre el terreno de Stop Mare Mortum pone en evidencia, según el teniente de alcaldía de Derechos de Ciudadanía, Transparencia y Participación, Jaume Asens, la falta de voluntad del Estado español, que “siempre busca excusas y justifica el incumplimiento de sus compromisos de acogida diciendo que no hay colaboración de las autoridades de los países de origen o que las personas desplazadas no quieren venir a Barcelona”.

El Estado se comprometió, entre reubicaciones y reasentamientos, a acoger antes del 26 de septiembre de este año a un total de 17.337 personas. De momento, solo ha cumplido un 7,5 % de su compromiso. Por eso, Asens, durante la firma del convenio, ha dicho: “Pediremos a la UE que abra un expediente sancionador al Gobierno español, que incumple los acuerdos y hace un uso inmoral de los fondos europeos desviándolos hacia el control de fronteras y los CIE.

El asesoramiento legal recogido en el convenio con Stop Mare Mortum ayuda a las personas refugiadas a tener acceso a la información para solicitar protección internacional. Paralelamente, esta iniciativa permite combatir otros mecanismos que alimentan la proliferación de mafias y los desplazamientos sin seguridad.

Red de ciudades solidarias

El Ayuntamiento de Barcelona también ha cerrado acuerdos con ciudades receptoras de personas refugiadas, como Lesbos y Lampedusa. Con Atenas, además, hay un acuerdo para reubicar de forma directa, y de acuerdo con la legalidad vigente, a 100 personas refugiadas desde la capital griega, una iniciativa que fue la base de la creación de la red Solidarity Cities.

La alcaldesa, Ada Colau, ha firmado ya diversas cartas dirigidas a las autoridades griegas para mostrar la disponibilidad del Ayuntamiento de Barcelona como ciudad refugio. En estas cartas también se establece que, una vez las personas acogidas lleguen en la ciudad, tendrán acceso a los servicios municipales.