Convenio con el Colegio de Farmacéuticos para ampliar el proyecto Radares

La red comunitaria del proyecto Radares combate el aislamiento y el riesgo de exclusión de las personas mayores que viven solas. Las 495 farmacias de los barrios que participan en el proyecto son uno de sus pilares, aparte de los 877 comercios y los más de 1.200 vecinos voluntarios. En total esta red atiende a 712 personas mayores de la ciudad.

Radares está formado por una red comunitaria preventiva. Realiza un seguimiento personalizado de las personas mayores que viven solas y las ayuda a vincularse a las actividades y los servicios de sus barrios. Actualmente está presente en 31 barrios de Barcelona, “y hoy ponemos las bases para llegar al 70% de los barrios de Barcelona hasta el 2019“, ha explicado la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, Laia Ortiz, que ha añadido: “Es un auténtico impulso comunitario.”

El proyecto Radares nació en Gràcia en el año 2008 para acompañar a las personas mayores que viven solas y no disponen de una red social y familiar estable. Se ha convertido en un proyecto de colaboración entre el vecindario, los comercios de barrio y los servicios sociales. Las farmacias también son un pilar importante; de hecho, el nuevo convenio firmado con el Colegio de Farmacéuticos prevé que las farmacias de barrio se conviertan en un espacio para intercambiar experiencias y un punto de encuentro de educación sanitaria.

Radares, según ha explicado Laia Ortiz, “es un ejemplo extraordinario de implicación de la comunidad en la calidad de vida de sus vecinos”. Con la participación de la comunidad, el proyecto ha podido seguir creciendo y fortaleciéndose. “Una vida comunitaria densa, activa, implicada y comprometida es capital social, un capital tan valioso como el económico,” ha concluido Ortiz.