Contra la islamofobia y a favor de fortalecer la cohesión social

El Ayuntamiento ha presentado el Plan Municipal de Lucha contra la Islamofobia, una medida de gobierno pionera en el Estado que pretende garantizar la cohesión social y la protección de los derechos humanos. El documento ha sido debatido y consensuado en un proceso que ha implicado a cerca de ochenta personas entre expertos en derechos humanos y discriminación, técnicos municipales y entidades sociales y de la comunidad musulmana. El plan, que incluye 28 medidas y un presupuesto que supera los 100.000 euros, pretende apoyar a las víctimas más vulnerables: las mujeres. En la provincia de Barcelona, las denuncias por casos de delitos de odio aumentaron en el 2015 un 19% con respecto al 2014 y un 40% con respecto al 2013.

Chicas que son rechazadas por su entorno social cuando deciden ponerse el velo islámico, dificultados para abrir oratorios, insultos en el transporte público, jóvenes con barbas prominentes que no consiguen empresas en las cuales puedan realizar las prácticas universitarias. Son los casos más habituales de discriminación por islamofobia en Barcelona.

No se trata, en general, de agresiones físicas —a pesar de que algún caso sí que existe—, por lo tanto, los objetivos principales de este plan contra la islamofobia son la prevención, la sensibilización y la apuesta por la interculturalidad y la cohesión social.

Es urgente sensibilizar sobre la islamofobia existente, ya que es una forma de discriminación grave que vulnera los derechos fundamentales de seres humanos y que nos hace más frágiles como sociedad. El mejor antídoto al odio y la intolerancia es el reconocimiento de la diversidad religiosa, política y cultural en el mundo del islam”, afirma Jaume Asens, teniente de alcaldía.

La Oficina por la No Discriminación (OND) pasa a ser el servicio principal del Ayuntamiento para que la ciudadanía y las organizaciones se puedan documentar, recibir información, formación y asesoramiento sobre los delitos y los discursos de odio. Este servicio municipal recogerá datos para poder mejorar la radiografía de la ciudad, activará mecanismos de denuncia ante la Fiscalía de delitos y discursos de odio y, si procede, litigará en casos especialmente significativos.

También se prevé crear el Observatorio de Delitos y Discursos de Odio, formar a los trabajadores municipales en esta materia —incluida la Guardia Urbana— o invitar a las escuelas a conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, entre otras medidas.