Concurso internacional para recuperar La Rambla para el vecindario

Con el objetivo de recuperar La Rambla para la ciudadanía, se ha convocado un concurso internacional para llevar a cabo la transformación del paseo. El equipo ganador tendrá que plantear actuaciones desde una vertiente social teniendo en cuenta la realidad de este espacio tan emblemático. Las obras podrían iniciarse a principios del año 2019.

El Ayuntamiento de Barcelona ha convocado un concurso internacional para definir la transformación de La Rambla. Se prevé tener un equipo ganador durante este verano y un proyecto ejecutivo durante otoño del 2018 para poder empezar las obras a principios del 2019.

“Tenemos una Rambla que es patrimonio de la ciudadanía, y todos sentimos de que la estamos perdiendo”, ha afirmado la concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, durante la presentación de las bases del concurso para transformar La Rambla que, según ha dicho, “debe estar a la altura de las circunstancias que rodean este espacio.” En este sentido, el concurso es innovador y plantea afrontar una transformación que dé respuesta a las necesidades ciudadanas del entorno.

Las propuestas que presenten los equipos que opten al concurso deberán tener en cuenta aspectos como la tradición histórica de La Rambla —con sus diferentes usos y actividades—, la fuerte afluencia turística, las relaciones con los barrios adyacentes, la conexión con las plazas de Catalunya y de Colom, la actividad socioeconómica de la zona, las dinámicas diurnas y nocturnas, la movilidad del transporte público, el patrimonio existente, etc.

Los equipos que se presenten tendrán que entregar un documento con las estrategias de actuación, que habrán de tener en cuenta la definición de objetivos y criterios para las acciones sociales y el turismo, la cultura y el patrimonio, la movilidad y el espacio público, pero también tendrán que presentar un proyecto de urbanización condicionado por los otros documentos.

Los equipos que quieran optar al concurso tendrán que desarrollar un mínimo de cuatro proyectos transversales que se incluirán en el documento de estrategias de actuación:

  • Plan de gestión de espacios de gran afluencia.
  • Plan de dinamización comunitaria y activación de usos temporales.
  • Plan de gestión cultural y de equipamientos.
  • Anteproyecto de urbanización del espacio público y entorno de La Rambla.

El proyecto de urbanización irá acompañado por un proceso de participación ciudadana que tiene que ayudar al equipo redactor a proyectar definitivamente La Rambla en un contexto inclusivo, accesible, contextualizado, mixto, sostenible, agradable, seguro e innovador. Según ha explicado Gala Pin, el concurso no pretende una gran transformación urbanística de La Rambla, y por eso se valorará especialmente que el proceso de transformación tenga en cuenta aspectos como la participación ciudadana con criterios interculturales.

Este gran reto lo afrontará un equipo interdisciplinario formado por profesionales de perfiles diferentes (arquitectos, ingenieros, sociólogos, economistas, etc.) que aporten sus conocimientos. En este sentido, según ha señalado la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz: “Es importante pensar en La Rambla de forma transversal.” Sanz ha remarcado que el concurso “nos tiene que permitir tener la estrategia para recuperar La Rambla para el vecindario del entorno y para la ciudadanía”.

Gala Pin ha recordado hoy los antecedentes para recuperar La Rambla. “Hace muchos años que decimos que hay que intervenir en La Rambla, pero ahora vamos a llevar a cabo las acciones ejecutivas”, ha reconocido. En mayo del año pasado se aprobó el Plan Especial de Ordenación de La Rambla con la finalidad de recuperar la esencia de este espacio. El documento establece los criterios que tienen que seguir las ocupaciones existentes en el paseo, la movilidad, las infraestructuras, la urbanización y las edificaciones adyacentes en una transformación futura de esta vía.

El concurso internacional supone un gran paso para conseguir recuperar La Rambla para toda la ciudadanía. “Queremos recuperar una tradición muy barcelonesa, y que los vecinos y las vecinas vuelvan a ramblear“, ha concluido Janet Sanz.