Cinco calles del barrio de la Sagrada Família serán más amables para los peatones

Se trata de los pasajes de Ureña, Bofill, Pau Hernández, León y Carsi, que se renuevan para mejorar sus aspectos paisajísticos y urbanísticos. Se priorizará la desaparición de las aceras y la reforma del pavimento y de las líneas aéreas.

Las obras ya se han iniciado en algunas de las calles. Es el caso de los pasajes de Ureña y Bofill, donde la acera y la calzada se encontrarán a un único nivel. También se retirarán las jardineras actuales, que se sustituirán por árboles, y se renovará el alumbrado.

Una vez finalizadas estas actuaciones, en febrero del 2018, está previsto que empiecen las de los pasajes de Pau Hernández y León, con intervenciones muy similares. Actualmente ya son calles sin aceras, por lo que se cambiará el pavimento y se soterrarán los servicios.

Un mes más tarde se actuará en el pasaje de Carsi, donde se eliminará el aparcamiento de vehículos y se dejará el espacio libre para los peatones, que pasarán a ser los usuarios prioritarios. Igualmente, se retirarán las jardineras y se pondrá alumbrado nuevo.

El presupuesto total es de 1.418.000 euros, y se añade a las medidas de peatonalización y mejora del espacio público que ya se realizan en la ciudad.