Can Carol y el antiguo Consulado de Dinamarca se convertirán en equipamientos de Vallcarca

El vecindario hacía tiempo que reivindicaba la recuperación de los dos edificios para convertirlos en equipamientos públicos.

El concejal de Gràcia, Eloi Badia, ha recordado la importancia de recuperar Vallcarca para el vecindario. “Es un barrio muy perjudicado por los efectos de la burbuja inmobiliaria y las dificultades de desarrollar los diferentes planes urbanísticos previstos”, ha dicho. “Esperamos resolver la gran carencia de equipamiento público de este barrio”, ha añadido Badia.

La recuperación de estos dos edificios para usos públicos se remonta a finales del 2014, fecha en la que se iniciaron las jornadas participativas de Vallcarca, que llevaban por título “El barrio que queremos”.

La Diputación de Barcelona cedió recientemente al Consistorio el edificio del antiguo Consulado de Dinamarca con el objetivo de que se convirtiera en un equipamiento de proximidad para Vallcarca.

El vecindario también solicitó que se adquiriera el edificio de Can Carol y se rehabilitara para convertirlo en un equipamiento para el barrio. En diciembre del 2015 el Ayuntamiento compró esta masía, que fecha de 1860, por 841.818 euros.

La reunión con los vecinos y las vecinas tuvo lugar en la Casa Canals-Junyer, nuevo nombre que se ha dado al antiguo Consulado, en honor a sus propietarios originales.

Se han constituido dos grupos, que formarán parte de una comisión de seguimiento de cada proyecto. Se prevé que la primera sesión se convoque en julio. El modelo de gestión y de usos de los dos equipamientos también se tendrá que definir en este proceso con todos los colectivos implicados y el vecindario.