Apoyo institucional para las víctimas del 1 de octubre

Ante las desproporcionadas actuaciones policiales del 1 de octubre, el Ayuntamiento de Barcelona activó un servicio especial de atención a las víctimas con la voluntad de ofrecer atención jurídica y psicosocial a las personas que, de manera directa o indirecta, se hubieran visto afectadas por las cargas. El servicio, que acabó el 20 de octubre, ha atendido a 294 personas.

La información aportada por los testigos y heridos indica una vulneración de los derechos humanos y fundamentales como la libertad de expresión, la integridad moral y el derecho de reunión y manifestación pacífica, y contraviene la legislación estatal e internacional.

Los resultados del informe indican que la actuación policial “tenía como objetivo generar pánico entre la población civil para desmovilizarla y desincentivar a las personas que todavía no habían ido a votar”, según ha afirmado el teniente de alcaldía de Derechos de Ciudadanía, Participación y Transparencia, Jaume Asens, que ha añadido: “El 1 de octubre asistimos al episodio de violencia institucional más grave desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo que se ha producido jamás en nuestra ciudad.”

El informe en cifras

Entre los diferentes tipos de agresiones que ha recogido el informe, los puñetazos, las patadas y las bofetadas (49), los tirones y empujones (35) y los golpes de porra en partes del cuerpo especialmente sensibles (22) son las más numerosas. No menos importantes resultan otros tipos de agresiones, con afectaciones más psicológicas que físicas, que evidencian tratos humillantes y vejatorios, como empujones reiterados dados por los agentes, insultos o arrastres, o los dos casos de agresión sexual que han narrado dos de las mujeres atendidas.

El uso de las balas de goma, prohibidas en Cataluña desde diciembre del 2013, dejó a dos personas heridas, una de ellas de gravedad. Si bien la Policía Nacional y la Guardia Civil no están obligadas al cumplimiento de la prohibición, su uso sí que tiene que ser el reglamentario, siguiendo los protocolos establecidos. Asens ha querido destacar: “Nos personaremos como acusación popular en el caso del joven que ha perdido el ojo a causa del impacto de una pelota de goma.” Asimismo, el Ayuntamiento no descarta hacerlo también en otros casos de gravedad.

Los vecinos y las vecinas que han sido atendidas por el servicio han solicitado atención jurídica y psicológica (65), pero también se han puesto en contacto con la Oficina por la No Discriminación para colaborar aportando información y material audiovisual que sirviera como prueba (41), pedir información (17) o participar en talleres grupales (171).

Acompañamiento institucional

Las conclusiones del informe señalan también que las víctimas han sentido que parte de su daño quedaba reparado por el apoyo institucional, el trabajo realizado en los talleres y las diligencias abiertas por un juzgado de instrucción de Barcelona contra la actuación policial.