“A pesar del peligro, no dudasteis en ayudar a quien peor lo estaba pasando”

La Guardia Urbana, los Mossos d’Esquadra, los Bomberos de Barcelona, el Servicio de Emergencias Médicas de la Generalitat y el Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona reciben la Medalla de Oro al Mérito Cívico por su actuación después del atentado. Estos cuerpos auxiliaron y atendieron a las víctimas justo después del atropello masivo en la Rambla la tarde del 17 de agosto.

Cuando se produjo el atropello masivo en la Rambla, veinte agentes que se encontraban allí en aquel momento fueron los primeros en dar la alerta, acordonaron y evacuaron la zona y fueron los primeros en auxiliar y atender a las víctimas y realizarles tareas de reanimación.

De manera inmediata, unos trescientos efectivos intervinieron en la zona del ataque y también en otros espacios emblemáticos de la ciudad para reforzar la seguridad, en coordinación con los Mossos. Además, 340 efectivos se ofrecieron voluntarios para incorporarse al servicio. La Guardia Urbana ofreció también su apoyo a los Mossos d’Esquadra en la búsqueda del autor del atentado.

Del cuerpo de bomberos de Barcelona se desplegaron 36 efectivos y 12 vehículos que dieron apoyo a la atención sanitaria, la evacuación de personas y para habilitar dos puntos médicos en la Rambla, en coordinación con al servicio de Emergencias Médicas de la Generalitat, que movilizó cincuenta ambulancias y 112 profesionales, entre médicos, personal de enfermería y técnicos. También, 25 personas que se encontraban de vacaciones se trasladaron a los hospitales que atendían a los heridos.

Las medallas de honor han reconocido también al Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona (CUESB), que atendió a 166 personas de forma presencial, tanto en la sede de la calle de la Llacuna como en los espacios habilitados en el Raval y L’Eixample. También ofreció atención por teléfono a 220 personas que se pusieron en contacto con el 900 703 030, y acompañaron a 74 familiares de las víctimas en las tareas de reconocimiento en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Cataluña. Treinta personas durmieron en el mismo CUESB la noche del 17 de agosto.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reconocido que, más allá de la profesionalidad, los servicios de emergencias y cuerpos de seguridad realizaron lo más difícil en el momento más difícil. “Vuestra vida estaba en peligro, pero no dudasteis en ayudar a quien peor lo estaba pasando”, ha dicho. Y ha concluido: “Fue muy duro, pero si volviera a pasar, querríais estar en la Rambla.” En nombre del Ayuntamiento y de la ciudad ha reiterado el agradecimiento al trabajo realizado durante la tarde del 17 de agosto.

Amplio reconocimiento

También se ha querido recordar la dedicación de todos los trabajadores y las trabajadoras y de la ciudadanía que se volcó después del atentado, que tuvieron un papel destacado el día del atentado o en días posteriores: la Cruz Roja de Cataluña, Protección Civil de la Generalitat, los diferentes hospitales y centros sanitarios, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Cataluña, la Policía Nacional, la Guardia Civil, el servicio de limpieza del Ayuntamiento, los taxistas de Barcelona, las áreas de Comunicación y Prensa del Ayuntamiento y de la Generalitat, los establecimientos como El Corte Inglés o el Hard Rock Cafe y todos los comercios de la Rambla y el entorno, el Hotel Palace y todo el vecindario de la Rambla y de Ciutat Vella.