La Barcelona de Ocaña: del artista al personaje

José Pérez Ocaña fue un pintor y artista que se hizo popular en Barcelona por pasear travestido por la Rambla. Era su manera de defender los derechos de los homosexuales en una época, la franquista, en la que estaba prohibido serlo. Gracias a su lucha social consiguió hacerse un hueco en el panorama pictórico barcelonés.

Vídeo ‘La Barcelona de Ocaña: del artista al personaje’

A finales del año 1971, José Pérez Ocaña dejó Cantillana, su pueblo natal de la provincia de Sevilla, y se instaló en Barcelona, ​​en la calle de Sant Pau. Su familia lo define como una persona abierta, liberal y provocadora, por eso no tardó mucho tiempo en hacerse conocido en el barrio. Decidió travestirse y pasear por la calle en reivindicación pública de la libertad de quien, como él, era homosexual. Teniendo en cuenta que era una época de represión franquista, se fue ganando la admiración del vecindario y su popularidad fue en aumento.

Pero más allá del personaje, Ocaña era pintor. Para subsistir y ganarse la vida hacía de pintor de brocha gorda, pero su vocación real era pintar cuadros. Gracias a su popularidad consiguió dar a conocer su obra a través de diferentes exposiciones. Pintaba vírgenes, las de su pueblo, y también señoras mayores. Pintaba las conocidas Manolas y también autorretratos. Durante los años ochenta, como explica su hermano gemelo Jesús Pérez Ocaña, dejó de travestirse porque, según decía: “Es tan fuerte mi personaje que, si yo mañana muero, quedará el personaje y no el pintor.”

Dedicarse a la pintura le ayudó a mejorar su estatus, así que dejó el piso alquilado donde vivía, en la plaza Reial, para comprarse uno, también en la misma plaza. Una vivienda que actualmente es la sede de la Fundación Setba y donde se conservan unos ángeles que pintó Ocaña en la pared de una de las habitaciones. En este piso el artista tan solo vivió durante un año antes de morir.

El primer libro de artista

La Fundación Setba ha publicado un libro que recoge 60 obras originales del artista andaluz. Se trata de una pieza que ha realizado el Taller del libro, una empresa de economía social que trabaja para la integración de personas con dificultad de aprendizaje, mediante el oficio de la encuadernación. El libro incluye un prólogo de Nazario, pintor y amigo de Ocaña, y una fotografía que ha cedido la fotógrafa Colita y Valid Foto a la Fundación Setba, para el proyecto. Además, se han editado 15 copias digitales del libro.